Proyectaron el documental “Desmontar la Máquina”

0
221

Ayer por la tarde, a través de una propuesta de Sedronar Chivilcoy y Casa Pueblo y con la presencia de dos sus principales realizadores, se llevó adelante en el Salón Auditorio del CUCH, la proyección del documental “Desmontar la Máquina”, trabajo que releva los avances y estrategias en territorio de las mejoras previstas por la Ley de Salud Mental N°26.657, así como las tensiones y dificultades para la aplicación de esta norma.

Rocío Morales, coordinadora de Casa Pueblo, contó que la proyección de este documental “además de formarnos e informarnos” tuvo como intención “empezar a debatir cómo esta Ley representa un antes y un después” en salud mental, así como “plantear las deudas en cuanto su completa aplicación que como actores sociales en el territorio, tenemos la obligación de reclamar”.

Por su parte, el investigador y docente Francisco Diaz, quien dirigió el documental, explicó que “se trata de una propuesta de producción audiovisual que surgió como un proyecto de investigación en la Universidad de Lanus, a cargo de un equipo multidisciplinar que dirige Marcela Botinelli y con el financiamiento del CONICET”, pensado “con objetivos pedagógicos para ser incorporado en la formación de profesionales de salud y en el campo de la salud mental”

En tal sentido, destacó que han venido “realizando un recorrido de difusión mucho más amplio que los espacios tradicionales de formación en salud mental, como las carreras” buscando otros públicos por ejemplo “en espacios colectivos de trabajo territorial, como en este caso”.

La Lic. Marcela Botinelli, quien tiene una amplia trayectoria en el campo de la salud mental y que dirigió el equipo de investigación del documental afirmó que “la idea es que se convierta en una forma de difusión no tan tradicional en la investigación: por un lado dar voz a las personas, a los profesionales, a los territorios que están implementando transformaciones a través de la perspectiva de derechos que impulsa la Ley y que viene de un movimiento más amplio y de mucho antes. Mostrar todo lo que sí se hace”. Y en segundo término “también las deudas históricas, económicas, sociales y políticas”, embates “que sufren todas las leyes ampliatorias de derechos como las de niñas, niños y adolescentes, las ESIs, las de discapacidad”, agregó.

Expresó a su vez que tales normas “son un piso de derechos a garantir” y en el caso puntual de la Ley Nacional de Salud Mental, apuntó que “se trata de una ley bastante inteligente, que plasma principios en acciones concretas o solicitud de implementación de políticas concretas”.

Mariano Loza, titular de SEDRONAR Chivilcoy, afirmó que “en el trabajo territorial, cuando atendemos a las personas con problemas de consumos, cuando vamos a los barrios intentamos implementar con la comunidad esa restitución de derechos. También desde Casa Pueblo y La Hoguera, con quienes compartimos el espacio y atienden cuestiones de salud mental y situaciones de violencia de género”.

En cuanto a la proyección, explicó que “aprovechamos este documental para juntarnos y ver la mejor forma de implementar la Ley de Salud Mental, que es algo que pensamos todos los días, ya que los recursos están más en la emergencia, en la aparatología y no tanto en el recurso humano, que muchas veces plantea nuevas formas de hacer las cosas. Las instituciones son bastante rígidas en ese sentido, les cuesta implementar las leyes que restituyen derechos”.

Por su parte, la socióloga Carla Temudio, quien trabaja en Casa Pueblo aseguró que “esta es la riqueza de estos espacios. Tratamos de dar lugar a la reflexión, de debatir, en el marco de la Ley de Salud Mental. Tratamos de repensar nuestras propias prácticas, en los acompañamientos y somos una institución que intenta no reproducir la lógica tradicional”.