Grave denuncia de maltrato policial en nuestra ciudad

0
1593

Una vecina de nuestra ciudad, denunció que efectivos policiales propinaron numerosos golpes y maltratos a su hijo, quien luego de haber sido detenido, vivió una situación a la que describió “más cercana a la tortura que al maltrato”. La denuncia fue realizada ante la Auditoría de Asuntos Internos de la Policía de la Provincia y se tomó la declaración correspondiente a través de la fiscalía.

De acuerdo a lo expresado por Viviana Ventoza, la madrugada del 30 de diciembre, su hijo fue forzado a subir a un móvil policial, tras un entredicho con una persona de seguridad de un bar de la Avenida Soárez en el que se encontraba, situación en la que asegura fue golpeado en primera instancia por los oficiales.

“Llegaron 7 patrulleros, mi hijo no quería subir, obviamente que se resistió a subir al móvil porque no estaba haciendo nada, simplemente había discutido con el patovica. No lo podían subir y se cortó el empeine del pie con la punta de la puerta” afirma.

De acuerdo a la cronología en su relato, primero fue llevado a la Comisaria y de allí al Hospital, en donde le hicieron un primer precario médico y luego volvieron a la dependencia policial en donde estuvo detenido hasta pasadas las 6 de la mañana.

Ventoza sostiene que al salir de allí, acompañó a su hijo a realizar otro precario, en el que constan varias diferencias con el anterior y que confirmarían los maltratos denunciados. “Tengo los dos precarios médicos, uno de las 02.45hs y otro de las 06.40hs”,aclara.

De acuerdo a lo que le contó su hijo Rodrigo, afirmó que además de golpearlo en la puerta del bar y al llegar al Hospital, en la Comisaria “lo esposaron a un caño en el patio, lo tiraron al piso y le pegaban. Le pegaban patadas, le pegaban trompadas, cachetazos, le decían “pedí por favor”. Él gritaba “por favor” y le gritaban “más fuerte puto”. Le volvían a pegar, le volvían a pegar, les decía “basta” y les decían “no, pedí por favor, ¿vos no sos el cancherito? Dónde tenés la droga” y afirma, “eso relaté telefónicamente a asuntos internos”.

Además, explicó que si bien posteriormente el Comisario la atendió, le dijo que “no podía hacer nada porque no estuvo en ese momento. Que si yo ya había hecho la denuncia a asuntos internos era el paso que tenía que hacer porque él no podía investigar a su personal”.

Algo similar contó respecto a un encuentro con el Secretario de Seguridad. “Me dijo que lo que yo había hecho estaba bien, pero que él no podía hacer nada. Le dije si sos el secretario de seguridad cómo no podés hacer nada, en algo me tendrías que estar ayudando, y me contestó que miró las cámaras sobre el bar y no se ven por las plantas. Estoy esperando que me pasen las del hospital”.

Por otra parte, mencionó que entre quienes maltrataron a su hijo se encontraba un “policía que estaba de remera blanca, que es el que yo pude identificar porque conseguí el nombre, Matías Malone”. Aseguró que había otros tres varones uniformados y dos mujeres policías, además de la que estaba de servicio.

También aseguró que, de acuerdo a lo que relató un testigo, al bajar a su hijo desde el patrullero en el Hospital, ante un reclamo acerca del trato hacia el joven “el policía de remera blanca, Malone, le dijo a una enfermera “vos no te metas, fijate como a este en un rato te lo traigo en una bolsa negra”.

“Voy a hacer lo que tenga que hacer para que se esclarezca” afirmó.