Cáncer: vivir en pueblos fumigados aumenta 250 veces la posibilidad de enfermar

0
179

Un estudio realizado sobre ocho localidades santafesinas determinó que las chances de desarrollar cáncer de las personas que viven en pueblos fumigados es 2,5 veces mayor (250%)  que la del promedio del resto del país.

Entre los datos confirmados, se estableció que mientras la mortalidad por cáncer de la población entre 15 a 44 años es mayor en una 250%, la de los adultos mayores lo es en un 150%, y que el total de esas muertas cada 100.000 habitantes representa un 30% del total en dichas áreas por encima del 19.8% del resto del país.

El trabajo, realizado por la Universidad Nacional de Rosario (UNR) a través del Instituto de la Salud Socioambiental (InSSA) de la Facultad de Medicina, se denomina “Incidencia y mortalidad por cáncer en localidades rurales argentinas rodeadas de tierras agrícolas tratadas con pesticidas” y fue republicado por una prestigiosa revista científica del exterior, lo que representa además un validación internacional tanto de los métodos como de la seriedad del estudio.

Para el mismo, se evaluaron datos de más de 27 mil personas, el 68% de los habitantes de esas 8 localidades, a través de Campamentos Sanitarios realizados en el marco del Examen Final de la Carrera de Medicina durante 9 años.

Otro de los datos analizados en el estudio es que el 80% de la superficie de esas localidades (Villa Eloísa, Chabás, San Genaro, Luis Palacios, Arteaga, Acebal, Sastre y  Timbúes) se encuentra sembrado con soja, maíz y trigo.

Damián Verzeñassi, uno de los autores, expresó que la publicación del “trabajo como reconocimiento a la seriedad y validez científica de la investigación es una satisfacción que se mezcla con la profunda tristeza de constatar que muchísima gente enferma y muere por esta circunstancia”

Lamentó además que “los registros de defunciones en nuestro sistema no han sido lo suficientemente capaces de advertir la gravedad de la situación. O alguien no está registrando bien, o no se investigan los registros. Son datos construidos durante años, y ninguna autoridad ha definido acciones concretas para revertir la situación, mientras se nombra a funcionarios de las corporaciones que fabrican e impulsan este tipo de aplicaciones”.

 

Algunos de los principales puntos que plantea el estudio son:

“Se estima que la utilización de Plaguicidas en Argentina es 7.1, 5.4 and 2.8 kg por hectárea para maíz, soja y trigo respectivamente, mientras que en Europa se utilizan 0,62 kg por hectárea y en USA 2,3 kg por hectárea”.

“Esto se ve favorecido por una legislación laxa, e incluso cuando existe legislación el control es generalmente débil, factores que favorecen el aumento de derivas hacia las localidades rurales”.

“Los plaguicidas agrícolas utilizados no son inocuos para la salud humana, en este sentido la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) clasificó el Glifosato como «probablemente carcinógeno para los seres humanos (Grupo 2A)».

“Del mismo modo otros Plaguicidas Agrícolas también se han relacionado con el desarrollo cáncer. De este modo se ha encontrado evidencia de aumento de cáncer y/o genotoxicidad en trabajadores rurales o comunidades que viven cerca de campos rociados en diferentes países y entornos. Por ejemplo, en la región pampeana se encontró un aumento de la genotoxicidad en niños que viven cerca de campos rociados; y las tasas de incidencia de cáncer eran altas en una pequeña ciudad donde había pesticidas en depósitos, máquinas y campos”.

“La incidencia de los distintos tipos de Cáncer también fue mayor en estas localidades que en el resto del país. De esta manera, la incidencia de cáncer de mama, colon, pulmón, útero, laringe, riñón e hígado, entre algunos de los ejemplos, fueron mayores que en la población general, con la excepción del cáncer de próstata que fue mayor a nivel nacional”.

“En la población joven (15 a 44 años) la probabilidad de morir por Cáncer en estas localidades fue mayor que en población general del país. Se estima que la probabilidad de morir por Cáncer es 2,48 (hombres) y 2,77 (mujeres) veces mayor para la población jóvenes de estas localidades en comparación con la población joven del resto del país”.

La mortalidad por Cáncer en la población joven de estas localidades es 2,5 veces mayor que la del resto del país, y en adultos mayores 1,5 veces más que en la población general”.