Clases en patios y pedidos de suspensión de actividades por la ola de calor

0
285

Las altas temperaturas apenas iniciado el ciclo lectivo y la dificultad para llevar adelante las clases con normalidad, provocaron numerosos pedidos de suspensión de actividades en distintos lugares y en nuestra ciudad, en donde representantes del Frente Gremial Docente mantuvieron una reunión con la inspectora jefa distrital, Liliana Varela, y elevaron un pedido al Consejo Escolar para solicitar la “compra de ventiladores”.

El caso más emblemático se presenció en la Escuela Secundaria N° 4, en donde varias clases debieron ser dictadas en los patios y a la sombra para que fuera posible seguir adelante, debido a la rotura o a la falta de ventiladores, teniendo presente especialmente la permeabilidad al calor de sus aulas, a causa del tamaño de los vidrios.

Dicha situación provocó una polémica en torno a si las clases debían ser suspendidas por el cuidado de alumnas y alumnos, así como una serie de discusiones a través de las redes, donde se pedía una acción concreta para evitar la exposición al calor.

El pedido de suspensión realizado por los gremios se fundamentó a través de los artículos 38 inciso 1, 52 inciso 24 y 195 inciso 2.1d, del Reglamento General de las Instituciones Educativas de la provincia, que versan sobre el cuidado y la integridad y en el último de ellos refiere a los casos de suspensión de actividades: “Cuando lo exijan factores climáticos, sanitarios, edilicios u otros que impliquen riesgos para el alumnado, personal docente y no docente o configuren una emergencia, a nivel local, distrital o regional”.

Allí mismo se menciona que quienes pueden disponer la suspensión son “el Director/a cuando afecte solo a su establecimiento, dando cuenta inmediata de la decisión a sus superiores”, con suspensión total o “parcial respecto al turno y matrícula”, así como “el Consejo Escolar y la Jefatura Distrital de Enseñanza cuando afecte a establecimientos del distrito”.