Escándalo por corrupción sacude a Chacabuco: audios, denuncias y “retornos” por casi 3 millones de pesos

0
187

El gobierno del Intendente radical de Chacabuco Víctor Aiola atraviesa un momento de duro cuestionamiento tras el escándalo por supuesta corrupción desatado en los últimos días, luego de que hicieran públicos audios de su subsecretario de Servicios Públicos, Gabriel Vespasiano, en el que habla con un supuesto proveedor sobre “truchar firmas” y transferencias de regreso a sus cuentas, entre otras cuestiones.

El material que se conoció, corresponde a una investigación que se sigue tras una denuncia realizada por el bloque del Frente de Todos de dicha ciudad, en la que además existen registros de transferencias por cerca de 2.7 millones de pesos que corresponderían a “retornos” y que ponen el jaque la gestión de Aiola y que involucran también al secretario de Servicios Públicos, Juan Carlos Gómez.

De acuerdo con la denuncia, los funcionarios habrían creado un proveedor “prestanombre” con la aparente finalidad de que éste intermediara en los pagos y luego transfiriera sumas de dinero a las cuentas de los propios funcionarios.

Entre otros audios que aparecieron, en un fragmento se puede escuchar al subsecretario decir al proveedor “fijate como lo podés transferir, quedate con los diez vos y fijate si podés pasar lo otro, a la cuenta mía y a la de Pablo (Alegre). Mitad por mitad”.

Además del material probatorio con el que contaría la investigación, en las últimas horas Pablo Alegre, ex jefe del Corralón Municipal, a quien menciona Vespasiano en los audios, presentó una declaración en la que afirma que “constantemente tanto Vespasiano como Gómez me insistían que me juegue, que esto es para la campaña de Víctor Aiola”. “Intenté sacarme la duda de si este dinero era para la campaña o no pidiéndola a Víctor Aiola reuniones, manifestándome siempre que estaba ocupado”.

De acuerdo a la declaración, señaló que recibía órdenes “que cumplía a rajatable” de parte de sus superiores Vespasiano y Gómez y que en varias ocasiones llevó a Marcos Batista al Banco Provincia con vehículos municipales para que perciba cheques del municipio y/o extraiga transferencias y que una vez realizado esto regresaba a Batista a su lugar de trabajo, entregando él mismo el dinero en mano a Vespasiano, quien se la entregaba a Gómez “inclusive ante mi presencia”.

Tanto Gómez como Vespasiano fueron desplazados de sus cargos, si bien aún resta ver qué otra información se revela con la investigación en marcha.