Con distintos cuestionamientos se aprobó la rendición de cuentas 2022

0
1809

En una sesión fuertemente marcada por la situación de los trabajadores de la salud y en un marco de observaciones y cuestionamientos respecto al direccionamiento de los gastos, se aprobó la rendición de cuentas de la gestión municipal 2022, con 12 votos a favor y 6 en contra.

Los votos para la aprobación provinieron del bloque oficialista, Juntos, la UCR, Movimiento Evita y Vamos con Vos, mientras que votaron en contra el Frente de Todos y el unibloque conformado por Patricia Mangino.

De los 12 concejales que aprobaron el presupuesto, cuatro (Ferro, Raulier, Giannini y Salvatore) presentaron observaciones y críticas por “falta de gestión” de recursos y por un “mal direccionamiento de los gastos”, en un marco en el que se volvió evidente, más allá de los números, el descontento de los trabajadores y los distintos inconvenientes que atraviesan distintos sectores, entre ellos el más mencionado, el de la salud.

Por parte del Frente de Todos, los cuestionamientos llegaron de la mano de la concejal Carolina Di Napoli y Gustavo Bruno, quienes hicieron uso de la palabra. Di Napoli entre otros cuestionamientos, subrayó la ejecución nula del presupuesto del incentivo de emprendimientos “Fuerza Solidaria” de 1.332.522 pesos y criticó la baja previsión para Turismo, así como la subejecución en Teatro y Danza, siendo Chivilcoy la capital del teatro y otras partidas.

Además, expresó la negativa del bloque a acompañar los números presentados y cuestionó que no se hayan generado alternativas para solucionar el problema de los salarios. “Nosotros somos un bloque opositor y tenemos que marcar estas cosas, marcar las diferencias en las prioridades que tenemos a la hora de ejecutar partidas y también cuando nos queda ese superávit dónde ponemos la importancia”.

Gustavo Bruno, a su vez, cuestionó la autogestión del Hospital por la baja cobrabilidad ante las Obras Sociales de quienes son atendidos allí, al igual que la Concejal Daiana Raulier y adjudicó a un “problema de gestión” el no cobro del subsidio “covid”  de 40 millones de pesos al transporte, por falta de presentación de documentación por parte de EMTUPSE. “Sabemos que el contexto no es favorable, pero todas aquellas gestiones que se puedan hacer para mejorar el ingreso de las arcas municipales y que eso pueda redundar en un beneficio a los trabajadores, eso hay que buscarlo, hay que utilizarlo”.

Patricia Mangino, puso el acento especialmente sobre la salud y en los trabajadores que “son siempre indispensables” y señaló que “si hoy que hablamos de la rendición de cuentas tuvimos un paro en todos los sectores, en el que muchos fueron a trabajar porque tienen miedo a perder el presentismo, hay algo que no me cierra”, a pesar de que las cuentas estén “ordenadas en los números”.

José Ferro, comentó que si bien la rendición de cuentas “es equilibrada” cuestionó que no se hayan podido gestionar mejor varias cuestiones habiendo quedado 90 millones de pesos de superávit al cierre del ejercicio. “Algo huele mal” afirmó, “es inevitable, después de lo que pasó acá no iniciar destacando el respeto con el cual se manejaron los empleados municipales en esta sesión. Lo menos que necesita esta gente es ser respetada, el respeto es mutuo, no se puede faltarle el respeto en forma persistente a la gente, al trabajador”. Asimismo, sostuvo que la tasa de mantenimiento del cementerio “es una estafa” y pidió por la baja de la tasa vial para los pequeños productores agropecuarios.

Martin Giannini, coincidió con las observaciones, y subrayó que se “pueden gestionar las cosas de otra manera, con otra visión”.

Por su parte, Viviana Lemme habló de la inflación y negó la situación de EMTUPSE planteada por Bruno, Juan Ignacio Felice remarcó que el presupuesto “es una estimación” y Florencia Válvoli defendió los números de la gestión.